Archivo de la etiqueta: Libros

¡Indignaos!

Libro PDF

Anuncios

Los Diggers

[…] Septiembre de 1966, los Diggers de San Francisco entran en escena. Con su teatro de calle, se apropian del pequeño barrio de Haight Ashbury, transformando a la juventud allí reunida, gracias a la fuerza atractiva de sus actuaciones y al verbo contestatario de sus octavillas, en una multitud activa ganada para la subversión. Hippies porque viven entre los hippies, consumidores, como ellos, de drogas alucinógenas como vía de emancipación, los Diggers, camellos de «ácido social», escupen vitriolo sobre esta comunidad mitificada por los medios, maldiciendo su apoliticismo y el individualismo extático de su llamada revolución psicodélica.

En su teatro, los Diggers invitan a «cualquier loco de la calle» a venir a tomar un estofado caliente, a liberar las mercancías en sus tiendas gratuitas, a celebrar la Muerte del Dinero, etc. El teatro de los Diggers borra las fronteras entre el arte y la vida, entre el espectador y el actor, entre lo público y lo privado. Socava la autoridad bajo todas sus formas, sabotea la «identidad mental institucionalizada y fija» de cada uno y combina, en una palabra única y mágica, Free, el rechazo a la sociedad consumista y los deseos de liberación personal. […]

Si lo que fundamenta la humanidad es el intercambio, desmontar las bases del intercambio alienado (y alienante) será el punto de partida de la revolución por venir. En este sentido la experiencia Digger tiene mucho que aportar, dado que con su «¡Todo es gratis porque es vuestro!» pusieron en marcha, a través de multitud de iniciativas, la anulación del dinero.

Convertidos en una leyenda con el paso de los años, los Diggers —que tomaron su nombre de un grupo de campesinos pobres ingleses del siglo xvii que se reapropiaron de tierras baldías con la idea de «que los ricos trabajen solos por su lado y que los pobres lo hagan juntos por el suyo»— fueron la sal arrojada a la herida hippie, en el momento que más sangraba, además de la mala conciencia de aquella comunidad que surgió en el barrio de Haight Ashbury (SF, California).

Presentamos ahora la desconocida (al menos para el lector en castellano), sugerente e irreverente historia de los Diggers de San Francisco: uno de los múltiples «orgasmos de la Historia».

Alice Gaillard es coautora, junto a Céline Deransart y Jean-Pierre Ziren, del documental Les Diggers de San Francisco, un trabajo cinematográfico que complementa a este libro. Con motivo de su realización, Gaillard se ha reencontrado, cuarenta años después, con la mayoría de los miembros originarios del grupo.

Los Diggers.Revolución y Contracultura en San Francisco(1966-1968)
Pepitas de calabaza ediciones

Zodiaco Negro


La Felguera Ediciones presenta “Zodiaco Negro”, una nueva colección editorial especializada en fenómenos culturales y políticos extremos relacionados con el ocultismo, grupos extremistas de manipulación mental, terrorismo y avant-garde. Mario Riviere, uno de nuestros mejores ilustradores y diseñadores, será el encargado de dirigir el diseño editorial de la colección. Durante el próximo otoño e invierno editaremos nuestros tres primeros títulos:

*A partir de ahora llamadme Tania. Crónica de una guerrillera simbiótica.

Traducción: Raquel Duato

A partir de ahora llamadme Tania. Crónica de una guerrillera simbiótica es una obra compuesta a partir de varias fuentes. En primer lugar, y la más importante, recoge la totalidad de las cartas que Patty Hearst envió a su familia durante su cautiverio y posterior militancia en las filas de un oscuro grupo radical llamado Ejército Simbiótico de Liberación (SLA, en sus siglas en inglés). Sin embargo, se trata realmente de la transcripción de las cintas que durante varios meses fueron siendo depositadas en estaciones de autobuses, cabinas de teléfono o bien enviadas directamente a emisoras de radio piratas en Berkeley por miembros del SLA.

*Satanás en guerra. La Iglesia del Juicio Final & El Proceso

Traducción: Raquel Duato

Esta obra es una especie de “Biblia Negra”. La Iglesia del Juicio Final, sin duda el culto satánico más extremo del siglo XX, llegó a la escena de Los Ángeles a finales de los años sesenta. Tiempo antes, habían vivido comunalmente en una remota playa de la península de Yucatán y descubierto a Satanás, el sacrificio, la reencarnación y la autoinmolación. Según El Proceso: “Cristo dijo: Ama a tu enemigo. El enemigo de Cristo era Satanás y el enemigo de Satanás era Cristo. A través del amor, se destruye la enemistad. A través del amor, Cristo y Satanás han destruido su enemistad y se unen para el Fin. Cristo para juzgar, Satanás para ejecutar la sentencia”. El grupo alcanzó una gran popularidad, atrayendo durante un tiempo a ídolos pop como Mick Jagger o Marianne Faithful.

*Esto es un suicidio revolucionario. Jim Jones

(Prefacio de Jordi Valls, ex Vagina Dentata Organ)

Traducción: Raquel Duato A finales de los setenta, el Templo del Pueblo, una secta creada y organizada por la mítica figura de Jim Jones, marchó a la Guayana francesa con el objetivo de construir el paraíso en la Tierra. Tras numerosas denuncias de abusos, un senador estadounidense viajó hasta Jonestown, pero tras la visita fue asesinado por el ejército privado de Jones. Días después, la policía se encontró con más de novecientos cadáveres y entre los cuerpos una cinta. En la grabación se escucha la voz de Jones y de sus feligreses instantes antes de cometer un masivo suicidio calificado por el propio Jones como “un acto revolucionario”.

Sociedad Secreta La Felguera

Historia de un incendio. Arte y Revolución en los tiempos salvajes. De la Comuna de París al advenimiento del punk

Hace ya más de un siglo y medio que Karl Marx y Friedrich Engels escribieron el Manifiesto Comunista, cuya primera frase, «un fantasma recorre Europa, el fantasma del comunismo», se fue materializando en los años siguientes hasta convertirse en la verificación de una realidad: la del impulso decidido del movimiento obrero revolucionario por destruir el nuevo régimen surgido de la Revolución Francesa, por hacer añicos el mundo burgués. Ese fantasma recorrió efectivamente Europa durante décadas, obligando a la burguesía a mostrar su verdadera cara, a desplegar toda su sangrienta maquinaria para devolverlo a las catacumbas de las que salió. Allí descansa esperando el momento en que pueda ser de nuevo conjurado.

Casi al mismo tiempo surgía otro movimiento, el romanticismo, que también trataba de socavar las bases de ese nuevo mundo, si bien su punto de arranque era otro distinto, el del arte. Pero su visión del arte implicaba una nueva concepción del mismo y de sus relaciones con la vida, tratando de emanciparse de su reducción a mercancía de consumo de la naciente burguesía. El romanticismo puede ser considerado con justicia la primera vanguardia artística. En la vida de sus grandes animadores, más incluso que en sus obras, encontramos las notas que animaron una sinfonía que ensordeció el mundo, la del arte revolucionario. La crítica del positivismo y de la razón utilitaria, la insumisión a las formas de vida burguesa y la búsqueda incansable de un reencantamiento del mundo están en la base de la mayoría de las vanguardias del siglo XX, que se esforzarán por desarrollar en toda su plenitud ese potencial, especialmente en el período de entreguerras.

Socialismo y arte revolucionarios inician pues un camino común, pero ese camino está lleno de bifurcaciones, de senderos que no llevan a ningún sitio, de atajos que en vez de acortar distancias las alargan hasta el infinito. Es ésta una relación compleja, problemática, llena de malentendidos, de desconfianzas mutuas, de oportunidades perdidas y, finalmente, de derrotas. Pero cuando ambos caminos se cruzan, formando una encrucijada, todas las posibilidades se abren de pronto, y un fogonazo hace temblar el mundo y el fuego ilumina la noche con una claridad que deslumbra. Así sucedió durante la Comuna de París. Cuando anarquistas y socialistas se encontraron, codo a codo en las barricadas, con pintores y poetas, unos y otros comprendieron que ya nada volvería a ser igual. Nada volvió a ser igual para Courbet después de participar en la demolición de la Columna Vendôme. Nada volvió a ser igual para el joven Rimbaud. Nada podía volver a ser igual para la poesía. Ninguna revolución puede ya concebirse sin poetas, mas no para cantar sus alabanzas, sino para participar activamente en la demolición de todas las columnas, de todos los muros.

«Transformar el mundo» (Marx) y «cambiar la vida» (Rimbaud). Cuando estas dos máximas se funden, cuando aquella dimensión materialista y socialista y aquella otra fundamentalmente romántica y poética de la vida alcanzan una efectiva relación de afinidad electiva, se abre una ventana a la utopía que nos muestra que todo es posible. Así lo entendieron los surrealistas y a ello consagraron todas sus fuerzas. Así ha sucedido en breves (pero radicalmente intensos) períodos históricos. ¿Y por qué no ha de ser posible aún hoy?

El rastreo de las impresiones que esa ventana abierta al infinito de lo posible ha dejado en la historia es la pretensión de Historia de un incendio. No es éste un libro más sobre las vanguardias artísticas, pues lejos de toda falsa objetividad académica y de todo intelectualismo autocastrante, hallamos en él una mirada cómplice, apasionada y lúcida, que indaga en el pasado pensando en el presente. A través de sus páginas asistimos a vertiginosos saltos en el tiempo y en el espacio que nos trasladan de la Comuna de París al mayo setentayochista, del París de los surrealistas a la Inglaterra de los Sex Pistols, todo ello sin provocar el vértigo de lector, porque, como pocos libros hacen, aquí se le concede al lector la dignidad que le ha sido arrebatada, la de interlocutor, la de sujeto activo. Así pues, esta historia no es una historia, sino muchas historias unidas por un hilo invisible, por una mirada dialéctica al pasado que hace efectiva la fórmula benjaminiana de dar «un salto de tigre hacia el pasado», salto que permite que el pasado ilumine, aunque sea fugazmente, este presente oscuro.

Historia de un incendio no es, por tanto, una guía de movimientos artísticos o un manual de historia; es una invitación a descubrir esa «dialéctica de la ebriedad» que nos habla de la posibilidad de una vida radicalmente distinta a la que nos obligan a llevar, es un arma cargada, presta a ser utilizada. De modo que nadie busque aquí arquelogía, de lo que se habla es de revolución y de utopía y éstas siguen vivas, aunque las hayan querido enterrar. Entre sus páginas quizás podamos encontrar alguna de las claves que nos permitan completar la fórmula mistérica que, cual Golem, haga revivir a los viejos fantasmas, dotándoles de savia nueva, para volver a agitar el miedo de la burguesía.

Historia de un incendio. Arte y Revolución en los tiempos salvajes. De la Comuna de París al advenimiento del punk.

Servando Rocha  Ed.La Felguera. 2006 ISBN 9788461109678

Extraido de Rebelión

Poder Freak. Una Crónica de la Contracultura. vol. 1.

Poder Freak es una trilogía que recorre, retrata y analiza las diferentes manifestaciones contraculturales que brotaron en la segunda mitad del s. XX, sus porqués, sus conexiones y su devenir en las sociedades que las acogieron. En este primer volumen se dan cita, entre otros, especímenes tales como: la Generación Beat de Kerouac, Ginsberg y Burroughs; los hipsters y el be-bop; los Hell’s Angels y otras bandas moteras; los mods y los rockers, los situacionistas con Guy Debord a la cabeza, los greasers americanos, quinquis españoles, blouson noirs y apaches franceses, teddy boys ingleses, raggares suecos y demás bandas juveniles descontroladas que vertieron sus dosis de caos por todo el mundo.

Jaime Gonzalo — Poder Freak. Una Crónica de la Contracultura. vol. 1. (Discos Crudos)

A la venta en Subterránea

Kanikosen. El Pesquero de Takiji Kobayashi

”Vamos hacia el infierno”: esta lúcida frase es el punto de arranque de una pesadilla real. Kanikosen es la crónica de la brutalidad del capital contra los trabajadores, o de la angustiosa travesía de un buque factoría en las gélidas aguas de Kamchatka.

Los obreros y pescadores viven y trabajan como autómatas y en peores condiciones que si fueran animales. Sin descanso, faenan en las peligrosas aguas de Kamchatka, enlatando los cangrejos para empresarios que viven cómodamente a millas de ahí. La tripulación no tiene identidad: los hombres no son más que cuerpos sin nombre ni dignidad, obligados a rendir hasta la extenuación, vejados y presionados para conseguir la producción deseada, y el enriquecimiento de unos pocos. Sin apenas dormir, maltratados  sistemáticamente y torturados con crueldad despiadada, aún enfermos, los pescadores malviven como fantasmas. Paulatinamente y casi sin darse cuenta, la injusticia de su situación, el descontento y la puesta en común de sus terribles experiencias (que son las mismas en toda la clase proletaria de Japón) les conducirán a una sorda revolución.

El poder tiránico del patrón del buque, escoltado por un destructor de la armada japonesa, comienza a ser cuestionado. En ese momento, un grupo de pescadores que ha naufragado entra en contacto con unos marineros rusos. Con ellos descubren que otro mundo debe ser posible, gracias a la reivindicación de sus derechos como trabajadores. De vuelta al barco, los pescadores han hecho suyo el espíritu de protesta que hasta ahora la autoridad había sofocado.

Pronto, la unión de los hombres hará que las cosas empiecen a cambiar.

“Un best-seller inesperado que retrata la angustia de los trabajadores frente a la precariedad laboral”. The New York Times

“Una obra maestra (…) en la que los trabajadores precarios de hoy en día descubrirán la narración de su destino” Le Monde.

Kanikosen (El Pesquero), apareció por primera vez en 1929 y ahora, casi un siglo después, reaparece en las listas de los libros más vendidos. Ahora, los comentaristas coinciden en la idea de que, en la precariedad laboral que el neoliberalismo ha desatado, las jóvenes generaciones de trabajadores se sienten identificadas con las vicisitudes de los protagonistas de esta novela.

El acierto de Tajiki Kobayashi es convertir a todos los trabajadores del barco en un solo personaje. No importa si un trabajador viene del campo, otro de una fábrica y el tercero de una mina, porque su experiencia es común: jornadas agotadoras, sueldos exiguos, malos tratos y accidentes mortales. Y ese pasado común, que el autor retrata con crudeza cuando da voz a alguno de ellos que narra sus experiencias, aboca a una misma conciencia: la de que hay quien se enriquece a costa del sudor y la sangre de hombres a los que nadie trata como a tales.

Reseña del libro en The Telegraph

Reseña del libro en The Guardian

Editorial Ático de los libros

  • Traductor: Jordi Juste y Shizuko Ono
  • ISBN: 978-84-937809-0-6
  • Formato: 13 x 21 cm.
  • Páginas: 152
  • Precio: € 15.00

Retablo de la devastación. Sobre la destrucción física, social e imaginaria de la ciudad de Granada.

La fábrica lorquiana, al igual que su producción, tiene unos límites
difusos e imprecisos. En última instancia, abarca Granada entera. De
este modo contribuye a generar la imagen de la ciudad. Al ser las
instituciones y los intereses capitalistas en juego los que definen qué
es una “ciudad”, a fecha de hoy lo que se entiende por tal es una
ciudad-empresa: aquélla que debe competir ferozmente con las demás para
atraer inversiones y convertirse en nudo privilegiado de una intrincada
red de relaciones económicas. En ese mercado, la ciudad acaba
vendiéndose obviamente como un producto, deviene una mercancía más, y
como tal su imagen es ante todo una imagen mercantil: una marca.
Retablo de la devastación. Sobre la destrucción física, social e imaginaria de la ciudad de Granada.
Álvaro García. : Edita: B.S. Hnos. Quero : 2009 : 2 €