Archivo de la etiqueta: Poesía

Presentación de “Amar puede Matar” en Granada

Presenta: Enrique Seijas
Lugar: Asociación de la Prensa de Granada
C/ Escudo del Carmen, 3 Granada
Fecha: 17 de febrero 2010
Hora: 20 h.

http://laestrellanazarita.blogspot.com/

Anuncios

Versos de alambre de espino

“Versos de alambre de espino” nos puede recordar, a bote pronto, algún verso de José Ignacio Lapido o aquel Barbed Wire Kisses de The Jesus and Mary Chain. Poesía y electricidad, que no es mala combinación. Este libro nos trae un poeta más cáustico, menos contemplativo. Esquemático, vibrante. Vuelven los homenajes, vuelven las referencias musicales, cinematográficas y literarias (donde David Lynch se puede encontrar con Flannery O´Connor), de inspiración mayoritariamente estadounidense, en un ejercicio de constante reivindicación de sus maestros y de la fuerza y calado de un verso definitivo.

Rafael Calero Palma (Aguilar de la Frontera, Córdoba, 1970) ha publicado hasta la fecha el ensayo “Charles Bukowski, estética de un salvaje indecente” (1999); y los poemarios “Los poemas del frío” (2000), “Desorden” (2002), “Hablando de amor con el cobrador del frac” (2004), “El amor es un helado de fresa derretido en el asfalto” (2006) y “La mirada del jazz” (2006). Ha participado en la antología “Versos para un fin de milenio” (2001) y en el libro fotográfico-literario “Salobreña, la bella y la bestia” (2003). Recientemente, ha sido incluido en la “Antología del beso: última poesía española” (2009). Ha publicado numerosos artículos y reseñas críticas, especialmente sobre literatura norteamericana, en revistas literarias como El Faro o El Maquinista de la Generación, entre otras. Sus poemas se pueden leer en varios portales poéticos de Internet, como Granada, ciudad poética, Poesía salvaje o Las afinidades electivas.

La presentación tendrá lugar en la Cuadra Dorada del Museo Casa de los Tiros el próximo jueves 5 de noviembre a las 19:00 horas. En el acto, junto con su autor, intervendrá Juanfran Molina.

Museo Casa de los Tiros
C/ Pavaneras, 19

Rafael Calero

“Amar puede matar” de María Villa

Título: Amar puede matar

Autor: María Villa

Editorial: Mitad Doble Ediciones

Edición: septiembre 2009

Lugar de edición: Madrid

Formato: Rústica, 72 páginas

Amar puede matar es el primer poemario de María Villa, quien, bajo la firma de Estrella Nazarita, colabora en este blog de vez en cuando. El libro, recién salido de imprenta, contiene cuarenta poemas de temática amorosa y está prologado por el poeta David González, a quien recientemente entrevistamos para Subcultura tras la edición de su último poemario Loser.

No es un poemario de amor al uso, de amor romántico, sino un poemario donde conviven el amor y el desamor. El amor pasión, amor carnal, amor bisexual, amor ciclotímico. Más que de amor, es un poemario de amores.De formas de amar donde la organización de los poemas dentro del libro consigue hacer del mismo una unidad “estructurándolos como las cinco fases de aceptación de una enfermedad, esto es, negación, rebelión, negociación, reflexión y, finalmente aceptación” según explica David González en el prólogo.

Para la autora, la publicación de este libro ha sido “desnudarse”, dejar atrás el acto íntimo que es la escritura para pasar al exhibicionismo que es la publicación. Y así, desnuda (literariamente hablando) presentará este poemario en Conejo Blanco Galería de Libros, en México D.F. y luego en Motril, Málaga, Madrid y Granada, presentación esta última de la que informaremos aquí, en Subcultura.

David González: poeta

David no es un perdedor, aunque su último poemario: Loser, signifique eso precisamente. Es alguien con las cosas muy claras, un poeta de no ficción, un poeta de hoy que habla de cosas de hoy. David González nació en 1964 en San Andrés de los Tacones, Gijón. Dirige la colección de poesía Zigurat, que edita el Ateneo Obrero de Gijón. Ha publicado, entre otros, los siguientes libros: Reza lo que sepas (Eclipsados, 2006), El amor ya no es contemporáneo (Ediciones Baile del Sol, 2005), Tango azul (Universidad Católica de Córdoba, Argentina, 2005) y Anda, hombre, levántate de ti (Bartleby Editores, 2004), Algo que declarar (2007), En las tierras de Goliat (2008) y su último poemario Loser (2009) Bartheby Editores. Sus poemas han sido traducidos al inglés, al alemán, al francés, al árabe y al húngaro.

Como poeta, tiene un concepto crítico muy personal del mundo que le rodea y hace de su poesía una constante llamada de atención a la conciencia. David, se enfrenta al Goliat de la sociedad actual con la honda de la palabra en un tiro certero, como su poesía. Desde su Ciudad Gris, nos ha contestado estas preguntas que nos dejan acercarnos más a él.

1.- David, la pregunta más simple, ¿por qué escribes?

Ya lo he dicho en más ocasiones: Escribo para limpiarme por dentro. Pero en los últimos tiempos he comprendido que me ensucio a más velocidad de la que escribo.

2.- Tu último libro, Loser, ¿qué supone en tu poética?

El final de la misma.

3.- ¿Dónde aprende a escribir un poeta al que luego se le etiqueta como “autobiografista”?

En la Universidad de la Vida. Y leyendo a escritores de No Ficción.

4.- Hablando de etiquetas… “realismo sucio”, “poesía de la conciencia”, “realismo comprometido”, “poesía de la contracultura”… son algunas de las que aparecen en tu biografía. Realmente ¿se puede etiquetar la poesía de David González?

Ya que en esta sociedad de mierda en que vivimos se tiene la manía de etiquetarlo todo, mi poesía se podría etiquetar como Poesía de No Ficción y de ninguna otra manera.

5.- Por cierto… ¿qué se siente al ser uno de los poetas contemporáneos que aparece en la Wikipedia?

Nada. Eso no tiene nada que ver con el acto físico de la escritura.

6.- Lejos de la imagen bohemia del poeta, te has adaptado a los tiempos, tienes página web y blog, te prodigas en publicaciones en la red, comentarios, reseñas de otros autores ¿en qué está influyendo la “era internet” en la poesía actual?

Esa imagen bohemia del poeta no se corresponde con la realidad. Es una imagen de otros siglos. El hecho de tener web o blog no te hace ni más ni menos bohemio. Ser un artista bohemio no tiene nada que ver con el uso que ese artista haga de las nuevas tecnologías. Sobre todo teniendo en cuenta que administrar un blog es totalmente gratuito y teniendo en cuenta además que con la conexión wifi ni siquiera tienes que gastarte un euro en pagar cuotas, solo el café que te tomes en una zona wifi.

La Era Internet está influyendo en la difusión de la poesía, en una mayor difusión de la misma. Ya no hace falta comprarse libros para tener a tu alcance poemas de toda clase y condición. También está originando una mayor democratización de la poesía. Y también en que un poeta desconocido, inédito, puede dar a conocer su poesía a través de su blog por ejemplo a un número infinito de lectores, cosa que antes no podía hacer. Y en este sentido, como lector de poesía, es algo que me fascina, pues he descubierto a grandes poetas gracias a esto que te digo.

7.- “Perdóname, pero te amo…” Realmente, ¿se puede pedir perdón por amar? ¿Por qué otras cosas habría que pedir perdón hoy en día?

Si el que ama soy yo, sí se puede pedir perdón por amar. De hecho, gente como yo deberíamos ser conscientes de que amar a alguien es hacer sufrir a ese alguien.

Habría que pedir perdón por tantas cosas que la lista sería infinita. Pero deberíamos pedir perdón por entretenernos con chorradas o por estar enganchados al consumismo puro y duro mientras convivimos con personas que duermen en la calle o se mueren, literalmente, de hambre o de sed; mientras que nosotros, yo el primero, andamos por ahí derrochando la guita en copas, discotecas, coches, etc…

8.- Cada vez hay menos poesía de amor-desamor y más poesía social, poesía denuncia, poesía de la conciencia, de la experiencia… ¿qué está pasando en la actualidad con el tema más universal, el amor?

Quizá lo que pasé es que “El amor ya no es contemporáneo”.

9.- ¿Qué necesita David para escribir un poema?

Algo que declarar.

10.- Imaginemos mirar en los cajones de David ¿encontraríamos muchos poemas aún inéditos?

Uno o ninguno.

11.- La poesía ¿es un género para minorías? ¿Para inmensas minorías?

La poesía es un género para poetas y amigos y familiares de poetas.

12.- El hombre actual ha perdido muchas cosas, muchos principios morales ¿Cuáles echas de menos, David?

El del compromiso con los más desfavorecidos.

13.- Pregunta número 13 para un hombre fuera de toda superstición: danos un motivo para leer poesía.

Me acojo a la Quinta Enmienda para no responder.

Más sobre David González:

Su web http://www.davidgonzalezpoeta.com/

Su blog http://perdonameperoteamo.blogspot.com/

Tercer Paisaje Sonoro (Fex)

Entre el sonido del taller del luthier Javier Gil de Avalle, el llanto mezclado con risas de un niño y los parques donde los pájaros cantan y los niños corren y juegan, se introducen los textos y los poemas, otra vez en un marco que acompaña la escena, el patio de la Casa de los Tiros.
Ayer escuchamos a Ginés Cutillas, Isabel Mellado (ambos en estas fotografías), Cristina García Morales, Trinidad Gan, Javier Benítez y Cristina Gálvez arropados por los paisajes de Manuel M. Mateo, Ángel Espartero y Gerhard.
Con unas lecturas tan variadas es difícil hacer referencia a un poema o un relato concretos, además, todos ellos están en el cd que se ha estado repartiendo en las tres jornadas pero ayer, hubo momentos muy especiales, como el poema de Javier Benítez musicado y cantado por Esteban Valdivieso.
Anoche, cada uno de los autores que se dieron cita en el patio que nuevamente completó su aforo, nos dejó un trocito de su forma de entender estos paisajes sonoros, unas veces más integrados con ellos, otras más libres y menos impregnados de estos pero todos ellos igualmente interesantes.
Entre los textos leídos, tras la finalización del acto, Isabel Mellado me dejó una copia de uno de sus textos, E-mail, autorizando su reproducción aquí a modo de ejemplo:
Dos y tres son cinco, y más cinco diez… Si me dieras un besito, once. Qué asco me doy.
Intento utilizar mi hemisferio derecho, el racional, el de toda la vida, pero mis cerebelos se comportan como riñones de cordero. Y de dormir ni hablar. Frente a mi portátil siento que llegó la hora de la verdad. Te escrito este mail porque debo confesarte algo horrible: Sí ya sé que soy patética pero es que esto se me fue de las manos.
Me persigue tu olor a jefe de sección y tu mirada entre que yo no fui y mírame que soy yo y ningún otro. Ese silencio nuestro, mezcla de por los siglos de los siglos y si te he visto no me acuerdo. Quién iba a pensar que pese a tu peroné famélico y tus cinco pelos mal distribuidos, estaría yo así, lo que se dice calada hasta el tuétano. Igualita que las tontuelas de las películas, y lo que es imperdonable, desde las más Hollywoodienses hasta Werner Herzog pasando por “Nueve semanas y media” y “El Rey León”.
Mi sentimieno hacia ti ya es políglota, si no me cuido pronto también será en braille, en los días fríos ich liebe dich y los sábados por la noche I love you.
Contéstame pronto. Por favor dime que se me fue la chancheta. Ten presente que estoy bien arrugada y tengo un lunar con pelos. Acuérdate de mi mala leche, de mis dientes amarillos. Me fío de ti, no me falles. Extírpame de un zarpazo ese sentir viscoso.
Aunque sea el peor de todos mis errores, alzo mi Macintosh para escribirte clarito lo que nunca antes te había dicho: Te amo, hijo de puta. Sí, que je taime, ti voglio bene, incluso te quiero, que es lo que más me atormenta.

Paisajes sonoros: Entre el sonido y la poesía. Primer Paisaje.


Tan acostumbrados a los sonidos, que cuando no son armónicos llamamos ruido y cuando es una sucesión de notas que conforman una melodía llamamos música, apenas nos paramos a escuchar nuestro entorno. Pero el entorno suena, ahora mismo el mío es una melodía de pájaros que anidan en la calle mientras la gente aún dormita y yo misma no hubiese tomado conciencia de esto a no ser que tuviera que escribir ahora, precisamente, sobre paisajes sonoros.

Dentro de las actividades del FEX y organizado por la Asociación Diente de Oro, se dieron cita ayer en el Aljibe del Rey, un bellísimo lugar en la zona alta del Albayzin, seis poetas de distintas generaciones y tendencias estilísticas que dieron lectura a sus textos mientras los paisajes, compuestos en este caso por Antonio Caba iban sonando e introduciendo notas dispersas en el ambiente mientras el público asistía a un momento tan completo que incluso se vio acompañado por la anaranjada puesta del sol en el horizonte.

Los autores, Jesús Ortega, Miguel Ángel Arcas, Angel Talián, Carmen Córdoba, Erika Martínez y Juan Andrés García Román se fueron turnando en sus lecturas de forma que, hasta que éstas no hubieron finalizado, el espectador no podía tener completo el paisaje que trataba de dibujarnos cada uno de ellos.

Y como para muestra un botón (o en este caso un clavo por el nombre del blog) Jesús Ortega ha dejado ya esta mañana un post con uno de sus textos, que puede leerse en El clavo en la pared. El resto, tanto los ya leídos como los que restan por leer hoy y mañana pueden conseguirse asistiendo a las lecturas de estos paisajes sonoros, hoy en la Casa del Horno de Oro a las 21,30 h. y mañana en la Casa de los Tiros a la misma hora (es necesario ser muy puntual para asistir a éstos). En la entrada a las lecturas se entrega un cd-rom que contiene tanto los textos como las imágenes sonoras sobre las que en directo, van imprimiéndose los paisajes definitivos.

Fotografías: Manuel Miguel Mateo

Reseña: Estrella Nazarita

Bajo la Alfombra

El Centro Andaluz de las Letras, dentro de su programa Los Martes de la Cuadra Dorada, nos ofrece la tercera entrega del ciclo Últimas noticias de la poesía, que en esta ocasión está dedicado a la poetisa Ángeles Mora que nos presenta su nueva obra “Bajo la alfombra”.

Ángeles Mora nace en Rute, Córdoba, en 1952. Vive en Granada desde comienzos de los ochenta donde obtuvo su Licenciatura en Filología Hispánica por la Universidad de Granada. Publicó su primer libro de poemas cuando aún era estudiante de Filosofía y Letras y desde entonces ha incursionado en la llamada Poesía de la Experiencia junto a importantes autores. Es Presidenta de la Asociación de Mujer y Literatura “Verso libre” y miembro numerario de la “Academia de Buenas Letras de Granada”.

En el año 89 obtuvo el Premio Rafael Alberti de poesía por su libro «La Guerra de los treinta años» y en el año 2000 el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla por «Contradicciones, pájaros».

Otros libros de su obra poética son: «Pensando que el camino iba derecho» 1982, «La canción del olvido» 1985, «La dama errante» 1990, «Silencio» 1994, «Elegía y postales» 1994, «Cámara subjetiva» 1996 y «Canto de sirenas» 1997.

La presentación tendrá lugar en la Cuadra Dorada del Museo Casa de los Tiros a las 19:00 horas. En el acto intervendrán, junto con su autora, José Carlos Rosales y Teresa Gómez.

Hoy dia 14 a las 19h.

Museo Casa de los Tiros
C/ Pavaneras, 19 (exposiciones)— C/ Cementerio de Sta. Escolástica (entrada de investigadores).
Telf.958 575 466
Granada

Museo Casa de los Tiros

BUENAS NOCHES, TRISTEZA

La vida siempre acaba mal.
Siempre promete más de lo que da
y no devuelve
nunca el furor,
el entusiasmo que pusimos
al apostar por ella.
Es como si cobrase en oro fino
la calderilla que te ofrece
y sus deudas pendientes
-hoy por hoy-
pueden llenar mi corazón de plomo.

No sé por qué agradezco todavía
el beso frío de la calle
esta noche de invierno,
mientras que me reclaman,
parpadeando,
sus ojos como luces de algún puerto.
Por qué espero el calor que se fue tantas veces,
el deseo
por encima de todas las heridas.

Pero acaso me calma una tibia tristeza
que ya no me apetece combatir.

Todo sucede lejos o se apaga
como los pasos que no doy.

La vida siempre acaba mal.
Y bien mirado:
¿puede terminar bien lo que termina?

De “Pensando que el camino iba derecho” 1982